Taller de gastroliteratura: otra forma de ver la lectura

Taller de gastroliteratura: otra forma de ver la lectura

Cuando nos dijeron que íbamos a asistir a un taller de gastroliteratura lo primero que pensamos fue que la gastronomía y la literatura no tenían nada que ver, pero lo que no sabíamos es que, en realidad, ambas utilizan un mismo ingrediente, la emoción.

Irene acudió a nuestro instituto Ntra. Sra. de los Remedios la última semana de noviembre desde el Ayuntamiento de Ubrique para impartir este taller de gastroliteratura y explicarnos la relación que compartían la cocina y la literatura, cuya combinación nunca podríamos haber imaginado.

Todos en nuestro día a día nos relacionamos con la comida, pues es una necesidad vital, pero además, en función de la compañía, la circunstancia o el tipo de plato, nos hace sentir de una manera u otra, o nos trae recuerdos donde ese olor, persona o sabor estuvo presente.

Esta actividad se intensificó mucho en los meses de confinamiento, por lo que estuvimos exponiendo cada uno los sentimientos que experimentamos durante esta etapa, en su mayoría negativos, y a partir de ahí Irene nos propuso crear una receta usándolos.

Empezamos por los ingredientes, añadiendo un sentimiento o emoción a cada uno de ellos o creando otros nuevos. Salieron ingredientes como: “tomate amargo” “queso rallado” “filete aburrido” “tu música favorita” o “vasos de lágrimas”, donde las cantidades fueron muy importantes para indicar cuánto de ese sentimiento usaríamos para cocinar nuestro plato.

Seguidamente cambiamos de ejercicio, se nos propuso pensar en una persona que nos hiciese feliz y con la que tuviésemos sentimientos positivos. Salieron recetas “hechas con mucho amor” y con una pinta exquisita que nos llevamos a casa para regalar a nuestras personas favoritas.

Visto todo esto, concluimos con que fue un taller muy dinámico y divertido donde todos abrimos un pedacito de nuestro interior y aprendimos a expresarnos a través de la cocina. Y, además, encontrar otro punto de vista de la literatura.

Texto y fotos: Lucía Casillas y Ana García

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.